“Illahupoo”


Mezclando los nombres de Illa Pancha y Teahupoo, (mítica ola donde las haya y en honor a uno de nuestros fotográfos favoritos, Pedro Gómez), queremos titular este resumen sobre lo vivido ayer en Illa Pancha, un día que recordaremos por que hemos visto rugir El Panchorro como nunca, pero vamos paso a paso.

Llevábamos varios días observando esta borrasca, sobre el papel era perfecta, Swell del Norte-Noroeste (más de 315 grados), swell sólido de más de seis metros, marea baja a las 10 de la mañana y un periodo de ola digno de Hawai, 18-20 segundos, un período altísimo que pocas veces vemos en estas latitudes, por lo que estábamos expectantes, podía ser el día más grande que se hubiera surfeado Illa Pancha, y aunque así fue en alguna ola, el Swell esperado se retraso un cambio de marea, (lo mostramos en las tablas de la boya de Estaca de Bares, la cuál en tiempo real, nos muestra lo que esta pasando, una información importantísima para decidir que hacer y saber que esta pasando en el mar).

Enlace Boya Estaca de Bares

http://cma.puertocoruna.com/intranet/instrumentacion/Ocenaografia/RedAguasProfundas/oAguasProfundas.aspx?boya=Estaca

A las siete de la mañana, aún no había amanecido, y nos encontrábamos en las inmediaciones del Faro. Varios equipos se habían desplazado desde Portugal,(Francisco Pinhos y Joao Guedes) Islas Canarias como Benjamin Sanchis, compañero de equipo de Eric Rebiere en el mundial que se disputará en Nazaré y su fotógrafo Manu Miguelez, y los equipos franceses estaban llegando,(Leo Havion, Remi Arauzo, Julian Reichman y Pierre Rollet) habían conducido toda la noche para surfear este día con nosotros, un esfuerzo que se vio recompensado sin duda al ver las primeras olas romper, estaba gigante.

Al aparcamiento de Illa Pancha se acerco también Natxo Gonzalez y su equipo y el gran Mitxel Andreu, nuestro fotógrafo gurú, la persona que con sus imágenes ha mostrado al mundo su potencial, donde deben colocarse los fotógrafos para verla, etc, sin duda, Ribadeo esta en deuda contigo y nosotros mucho más, ellos habían llegado la noche anterior y se habían alojado en el Hotel Fogar do Mariñeiro, en Ribadeo y que traían otra mision, buscaban otra ola y sabemos que su viaje ha sido un éxito, junto a Dani Pablos y los Meana, han tenido una sesión mítica en una ola de Barreiros, estamos deseando ver esas imágenes amigos!!!!

Seguimos con la crónica.

Sobre las diez de la mañana, los primeros en entrar eran Benjamin y Eric, su paso por el Real Club Naútico fue fugaz, nunca vimos a nadie ponerse todos los dispositivos de seguridad y equipos tan rápido, estaban ansiosos, tenían hambre, hambre de tubos y la verdad, cuando llegaron al line up y la primera ola del día les regalo ese enorme tubo, supieron que era el día, luego se les unieron el resto de los equipos y durante tres horas nos regalaron un espectáculo único y aunque nos fallo el swell en ese cambio de marea, pudimos aprovechar la tregua que nos ofrecio el viento para un día épico.

Terminamos este resumen agradeciendo el esfuerzo que nuestros colaboradores hacen cada vez que hay entrenamientos, caso del Hotel Mi Norte que se encontraba cerrado y abrió tres habitaciones para los surfistas proporcionando todo lo necesario, caso de Mesón O Alén, que nos preparó una cena el día anterior espectacular y a la hora de pagar, nos cobraron con una sonrisa, solo nos pidieron por favor que pongamos a Ribadeo en el mapa, más si cabe, al Real Club Naútico de Ribadeo que cada día que vamos ceden sus instalaciones para que nos podamos cambiar, tener los Jet Sky preparados, una ducha caliente, algo que en muchos otros sitios no pasa y al Naútico Lounge Bar, donde después de cada sesión nos espera un plato de comida caliente, sea la hora que sea, esto sin duda no tiene precio, ayuda a que más atletas quieran venir a surfear aquí, y mostrar nuestro pueblo al mundo, y muy especialmente al Faro Turístico Illa Pancha, que cada vez que hay entrenamientos cede su espacio para fotógrafos y cámaras para estar encima de la ola, por lo que estamos orgullosos de nuestro pueblo y de su acogida.

Seguimos trabajando, no solo en la prueba deportiva en si, tenemos claro que las olas pueden ayudar en esta época hostil para el turismo en nuestra zona a desestacionalizarlo y tenemos una fuente de riqueza que es el mar que es de todos, o de nadie, según se mire, (el ser humano pretende adueñarse por su egoísmo de cosas que no tienen dueño) y que debemos aprovechar, siempre con respeto, pero con ella ayudar a todo el mundo que vive cara al turismo. Esta es nuestra meta y la promoción de nuestra costa nuestra razón de existencia.

Esperamos poder crear más eventos que ayuden, por ejemplo, a escuelas de surf a tener más clientes en su época alta, pero también a los restaurantes y hoteles en épocas bajas para mejorar la economía local.